Tenemos miedo. Hay que superarlo

Todos siempre tememos algo. Tenemos miedo. Tenemos fobias. Pero, sobretodo, tenemos miedo a los cambios. Tenemos miedo a dar el salto a algo que, sin saber, puede ser mejor, o peor.

Nos asaltan dudas que salen desde nuestras entrañas para decirnos “No lo hagas” o “Si aquí estás bien por qué quieres cambiar”. Nos autoconvencemos de que lo que hay es bueno y nos aferramos al dicho de “mejor lo bueno conocido que lo malo por conocer” y no, no debería ser así.

Tenemos derecho a tener miedo, es algo obvio, pero también tenemos que ser valientes. Tenemos que pensar que no todo lo que hay es lo que podemos tener. Tenemos que pensar que hay mil cosas más que podemos hacer y, teniendo miedo, hacerlo y aprovechar la oportunidad porque, quién sabe, igual nunca vuelve a haber una igual.

Sólo una cosa vuelve un sueño imposible: el miedo a fracasar. Paulo Coelho

Hay que pensar que hay que aprovechar las oportunidades, hay que arriesgarse y, una vez que lo consigamos, porque lo haremos, sentirnos satisfechos de que hemos superado ese miedo que tanto nos hacía quedarnos paralizados.

Sin el miedo, no existiría la valentía y ser valientes puede ser una buena opción. Es más, creo que es la mejor opción para liberarnos, para sentirnos libres y hacer las cosas como realmente queremos, sin estancarnos y sin ahogarnos en un vaso de agua que está medio lleno.

Tenemos miedo, sí, pero hay que superarlo. Si ponemos excusas, si decimos que no podemos, si nos convencemos de que jamás seremos capaces de hacer cualquier cosa, perderemos las mejores oportunidades que nos harán aprender y, ante todo, harán que nos conozcamos un poco más a nosotros mismos.

tenemos miedo

Seguro que conoces a más de un amigo que se ha ido a tierras lejanas a buscar trabajo y se ha ido aterrorizado. Seguro que has conocido a alguna chica que se ha quedado embarazada joven y sabe que quiere tenerlo, pero tiene verdadero pavor a qué pasará y cómo lo hará para mantenerlo.

Cada cambio que hagamos en nuestras vidas, con todo el miedo del mundo, hace que veamos las cosas desde dos perspectivas, lo que dejamos y lo que nos llevamos. Por eso, es importante hacer un balance y pensar qué es lo que verdaderamente merece la pena. En la mayoría de los casos, lo que viene siempre es más que lo que dejamos. Además, en muchas ocasiones, lo que dejamos atrás no quiere decir que lo dejemos para siempre, sino solo por un tiempo.

Así que, con todo el miedo del mundo, lánzate a la aventura, disfrútala, aprende y sé valiente para que todo el miedo se vaya y venga solo felicidad y entusiasmo por seguir asumiendo miedos a superar.

¡Comparte Experiencias Emparejadas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.