El egoísmo es muy perjudicial, no dejes que te supere.

El egoísmo es muy perjudicial, no dejes que te supere.

El egoísmo nunca es un sentimiento sano. El amor excesivo hacia uno mismo hace que no nos interesemos por nada que no sea por nuestro propio interés y que todo lo que tenga que ver con los demás nos de absolutamente igual.

Cuando una persona es egoísta, el pedirle algo y que consigamos que lo haga por el simple hecho de ser un poco altruista es, prácticamente, imposible. A menos que consiga algo que le beneficie.

Sin embargo, cuando esa persona necesite lo que sea, tendrás que hacerlo, ya que no aguantarás sus quejas y el típico “ya pedirás, ya…”

Pero lo peor es cuando nos encontramos con una persona egoísta cuando ni si quiera nos damos cuenta. Y eso es en el caso en el que nos encontramos de golpe con nuestra pareja, la que creíamos que era todo bondad y que haría lo que fuera por nosotros. Leer más