Siempre merece la pena por amor

Cogidos de la mano. Sonriéndose mutuamente. No les importa el alrededor, lleno de gente absorta por una pantalla sentados en el vagón. Se dan un beso casto y vuelven a mirarse sin soltar sus manos.  Dos personas que llevan unidas seguramente más de 30 años, que siguen enamorados y que habrán pasado miles de historias entre ambos. Un amor que perdura con el paso del tiempo.

Son este tipo de personas, personas mayores que eligen estar siempre con otra persona pase lo que pase los que aún me animan a luchar cada día a contra corriente por seguir manteniendo viva esa chispa que hubo desde el principio. Desde el primer día que te vi.

Miro fotos, recuerdos físicos que muestran lo que fue ese día. Un día inesperado que, al recordarlo, hace que surja en mi rostro una sonrisa que no se apaga. Por supuesto, desde ese día ha habido peleas, discusiones, malas palabras… Pero también muchas más risas, besos robados y miles de noches en vela respondiendo a mensajes que nunca paraban de llegar y muchas más situaciones las que hacen que valga la pena ver de muy de vez en cuando una mala cara por un día lleno de estrés o cualquier otra causa que es insignificante, aunque hagamos un montón de arena de ello.

Y es que,  ¿qué no es el amor sino que un constante movimiento de emociones que ocurren en cuanto nos enamoramos? Emociones que la mayoría de las veces son contradictorias y que nos dan ganas de dejarlo todo. Cuando nos preguntamos que si merece la pena aguantar tanto en el momento en el que nos enfadamos.

Para todo esto, todo este cúmulo de sensaciones y emociones que son producidas por culpa de una persona, digo sí. Si merece la pena aguantar esas broncas tontas a cambio de un millón de besos. Merece la pena que seamos cabezotas y que solucionemos cada uno de los problemas juntos. Merece la pena estar a tu lado cada día y que lleguemos a ser esa pareja de ancianos que se agarran de la mano en el tren en un futuro que aún queda lejano, pues somos jóvenes. Merece la pena esas discusiones que nos sacan de quicio a ambos para después acabar fundidos en un beso entre lágrimas que después desaparecen a cambio de muchas sonrisas.

Todo eso y mucho más, merece la pena para vivir una vida a tu lado.

 

 

merece la pena el amor

¡Comparte Experiencias Emparejadas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.