Sexo anal, el tabú en relaciones sexuales

Hoy me han preguntado sobre un tema que es tabú en el mundo del sexo, aunque, ¿que no es tabú en este tema? En fin… No me desviaré hoy. Me han preguntado sobre el sexo anal, el gran tabú y el que tantas dudas genera en muchas personas.

sexo anal porque no

“A mi me da cosa eso de tener sexo anal, si eso tiene que doler un montón, ¿no?”

Esta es la pregunta que nunca falla cuando se habla de tener relaciones sexuales anales y la respuesta, como siempre digo, es depende. Sí, el dolor al tener sexo anal depende de muchos factores. El primero y el fundamental, hay que tener plena confianza en tu pareja o persona con la que vayas a mantener relaciones sexuales de cualquier tipo para que la satisfacción sea agradable y ambos disfrutéis. Cuando no hay confianza, muchas veces, por vergüenza u otros factores, no se pregunta, por lo que, con suerte, disfrutarás.

El segundo factor para que no duela es la postura. Si, señoras y señores, la postura hace mucho. Son muchas las páginas que dicen que una de las mejores posturas para tener sexo anal es la de perrito. Pues bien, por mi experiencia, no es la más gustosa, además de ser incómoda para la mujer. Sin embargo, al hombre el encanta por eso de la dominación, etcétera, etcétera… Una que también aconsejan en las páginas de Internet es la del clásico misionero, la cual si que recomiendo al 100%. En esta postura, si eres clitoriana, darás en la clave para tener doble placer. No os toméis estas posturas al pie de la letra, ante todo, si estáis seguros de querer tener sexo anal, deberéis experimentar hasta dar con aquellas que más gustan.

El tercer factor importante para que no duela es estar completamente relajadas, especialmente la chica o el chico que vaya a recibir. El ano es un músculo que se dilata, pero hay que ayudarlo. Si estamos tensos dificultará la tarea. Para dilatar podéis usar dedos o juguetes sexuales especiales para sexo anal. Empezar despacio y con cuidado y que el receptor sea el que marque el tiempo y el grosor. En este paso, que no se os olvide el lubricante, recordar que el ano no lubrica de manera natural como lo hace la vagina y puede sufrir desgarros con más facilidad.

“¿Y no sale “cacao”? Porque menudo corte…cacao sexo anal

En este caso depende, otra vez. Si ese día no has ido al baño, mejor no practiques sexo anal si no quieres sorpresas. Cuando uno no evacua, hay más posibilidades de que salga el “cacao” sin quererlo. Aún así, es preferible, una vez convencido de hacerlo, de no pensar en esto y, si ocurre, no te quedará otra que limpiarse bien una vez acabado el tema.

“Y después, ¿no se queda como raro?”

La verdad que creo que esta es la peor parte de tener sexo anal, porque sí, la sensación después de tener sexo anal es más que rara. Hasta que la dilatación “se cierra”, tener cuidado con las “pequeñas fugas”.

¿Tienes más dudas sobre el sexo anal? ¡Pregunta sin miedo! Siempre es mejor exceso de información que estar mal informados y tener una mala experiencia 😉

¡Comparte Experiencias Emparejadas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.