¿Qué os pasa “hombres”?

Si, habéis leído bien, ¿qué os ocurre? Cada vez que hablo con amigas o compañeras sobre sus ligues y parejas, e incluso cuando hablo con amigos (hombres), una gran mayoría pide en la pareja una especie de libertad. “¿Qué?” y “¿Cómo es eso?”, será lo que os preguntéis.

Bien, pues imaginaos la siguiente conversación:

  • Chica: Joe, lo pienso y me pregunto, ¿cómo será el día en el que vivamos juntos?
  • Chico: Eeh…bueno, no pensaba que nos fuéramos a ir a vivir juntos. Eso no está en mis planes. Si quieres eso, además de boda e hijos… creo que no te puedo dar lo que necesitas…

¿Cómo os quedáis? Después de una relación de más de un año, el hablar de temas de futuro es un tema tabú, y no solo en esta pareja, si no en muchas otras.

Es de entender que la sociedad ha cambiado y que los jóvenes de hoy no quieren meterse rápidamente en temas de boda, niños y demás, algo que se entiende porque no a todo el mundo le gusta tener a un renacuajo furulando por ahí. Se trata de una gran responsabilidad.

Pero, ¿no plantearte irte a vivir con tu pareja? De verdad, quiero que me seáis sinceros y decidme, llevando una relación de más de un año y, aunque estéis viviendo solos, ¿no os gustaría vivir con la pareja? Tengo mucha curiosidad por saber por qué, así que espero ansiosa que me lo contéis.

Después, cuando hablo con las chicas, son muchas las que se preguntan, al igual que yo, el por qué de esa situación y luego, cuando llegáis a los cuarenta y tantos, sean los propios hombres los que se quejen de que están solos. Pues chicos, vosotros sabréis… Si cuando habéis tenido la oportunidad y, es más, muchos de vosotros os arrepentís de lo que perdisteis…creo que ahí está la respuesta, ¿no creéis?

¿Acaso pretendéis que vuestra vida sea siempre la de un solterazo joven que va a tener siempre a su disposición una larga cola de chicas detrás? ¡Vais listos!

Por suerte, muchas mujeres se van concienciando de que ir detrás de los tíos, cuando no las merecen, es una pérdida de tiempo y se enamoran de otros que sí les dan lo que buscan, por lo tanto, dan igual que reciben. E incluso, se han dado casos de que, sin quererlo ni beberlo, se han enamorado de personas del mismo sexo sin ser si quiera homosexuales. Sí, has leído bien, se han centrado más en conocer a las personas y enamorarse de ellas, sean del sexo que sean, que perder el tiempo yendo detrás de personas que ni las miran.

Hombres, estoy segura de que, a pesar de vuestra fachada fría y chulesca de “yo hago lo que quiero y cuando quiero” y de “te quiero, pero quiero independencia”, muchos de vosotros buscáis amor (o al menos eso quiero pensar). Así que “hombres de libre albedrío”, aquí estoy para que me contéis por qué actuáis así y qué es lo que queréis de las mujeres (aparte de sexo y ser libres de hacer lo que os dé la gana), porque en el momento que una mujer os pide lo mismo, os sienta como una patada en las pelotas.

¡Comparte Experiencias Emparejadas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.