La primera cita

A veces la primera cita es la parte más embarazosa a la hora de empezar una relación.

En las chicas sobre todo, porque el de los chicos es otro mundo.

CHICAS

Este día para ellas tiene que ser lo más perfecto posible. El peinado perfecto, un lavado de dientes en profundidad, el mejor perfume, y un largo etcétera de cosas interminables.

Se miran al espejo mil veces, pensando que tienen que estar absolutamente perfecta, hasta que en un momento dado se fijan y, ¿qué es lo que hay ahí? Un GRANO, y con esto el mundo se echa encima, porque tiene que estar PERFECTA. Y, en ese momento, entra el pánico hasta lograr que eso desaparezca de su cara.

CHICOS

En este caso, el nerviosismo es menor, pero aún así hay.

Los chicos, normalmente, se preocupan menos por lo que ponerse, cogerán la primera camiseta y el primer vaquero que vean en el armario, se lo pondrán y estarán listos. Sólo se preocuparan en echarse una buena colonia y, si están lo suficientemente nerviosos, de lo único que se preocuparan será de no decir nada raro por lo que asustar a su cita.

EL MOMENTO DE LA CITA

Cuando ambos llegan, normalmente, hay un saludo tímido, dos besos en las mejillas y a caminar un ratito.

Hay un silencio nervioso entre ambos hasta que alguno de los dos inicia una conversación y ya todo va rodado. Risas, bromas…igual, si se comienza a coger confianza, una cogida de manos, y es ahí donde empieza la historia.

Si todo va bien y la atracción es mutua, surgirá EL PRIMER BESO.

¿Cómo será? ¿A qué sabrá?¿Cuánto durará?¿Es el primer beso de la persona o ya habrá besado a más gente?¿Y si no me gusta?

Surgen muchas preguntas y cada cual tendrá su respuesta.

¡Qué vuestra primera cita sea agradable y que no pare el amor!
Para vosotros y vosotras, mis parejas perfectamente imperfectas.

¡Comparte Experiencias Emparejadas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.