Confianza en la pareja, ¿algo por lo que asquearnos?

Tener confianza en la pareja es algo que es genial, no se puede explicar con palabras. La sensación de poder hacer lo que quieras sin pudor y no sentirte mal, poder hablar de absolutamente todo y todo lo que engloba la palabra confianza es algo que todos deseamos cuando estamos en una relación. Pero, ¿hasta que punto es buena esta confianza? Porque en muchos casos, hay confianzas que, dependiendo de cada quien, pueden superar ciertos límites, o no.

¿Te has parado a pensar alguna vez, después de haber superado años de pareja, en que punto empezaste a hacer cosas que al principio incluso negabas que lo ibas a hacer?

Dicen que cuando en una pareja surge el primer pedo sonoro es cuando realmente empieza una relación con una confianza plena en la pareja, pero ¿es cierto eso que dicen de que “la confianza da asco“?

Veamos algunos casos que antes no hacíamos y que después de unos 2 o 3 años (algunos mucho antes) hacemos sin ningún tipo de remordimiento.

¿La confianza en la pareja da asco? Veámoslo

Al principio, te ponías de los nervios por ponerte tus mejores galas y el mejor peinado para impresionar a esa persona. Ahora, si sales con el pijama más viejo que tengas, te da igual. Ya ha tenido tiempo de conocerte.

pelos de loca

Las primeras noches juntos.¡Cuántas ganas se tenían por dormir abrazados durante toda la noche! Ahora los únicos abrazos que os dais son las patadas para apartaros cuando hace calor o empujaros para conseguir más hueco en la cama y enrollaros en las mantas.

en la cama

Aaayy los celos que malos eran…¡Ahora sabes que nadie le aguantaría ni dos días!

celos

Momento baño. Antes ni te acercabas a la puerta, ahora te da igual lo que esté haciendo que vas a entrar igualmente si lo necesitas. ¡Se acabó la intimidad!

pareja en el baño

Los gases que escapan de nuestro cuerpo… ¡Ya no hay quien se los aguante, tanto uno como el otro eructáis y os tiráis pedos y, como la confianza vaya a mayores, igual hacéis hasta competiciones para ver quien gana!

gases de pareja

Y el estar en forma, ¿dónde se quedaron tus horas de gimnasio para impresionarle? Ah si, ahora están tirados en el sofá y disfrutando de la vida de pareja.

dejar de hacer ejercicio

Y miles de cosas más que dejamos o empezamos a hacer delante de nuestra pareja como el comer menos por no parecer unos gochos o sentir vergüenza cuando estás con su familia. Has llegado al punto en el que a veces piensas que te quiere más su familia que esa persona, pero solo a veces. Porque aunque muchas veces pensemos que hacemos cosas que no deberíamos, ha pasado mucho tiempo desde que empezamos a hacerlo y la confianza en la pareja que se gana, en estos casos, es difícil de perder. Pues las costumbres, después de un tiempo, se hacen normales y, aunque no quieras reconocerlo, vivir sin esa persona te parece algo que nunca va a pasar. El amor es mayor que las malas costumbres y, este tipo de costumbres no perjudican la relación.

Ahora ya depende de vosotros si esta confianza da asco o simplemente son cosas que acaban sucediendo solas en el mundo de las parejas. Porque por aguantarte un pedo te va a doler la tripa a causa de guardar los gases, así que, ¡que se aguante! jaja

¡Comparte Experiencias Emparejadas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.