Historias de parejas, ¿son para mi?

El amor viene y va, nunca sabes cuándo puede llegar ni cuándo va a terminar y, además, implica un millón de emociones que pueden convertirnos en personas bipolares. Pero ahí están, personas con historias de parejas que conviven día a día, otras que duran una noche y otras que llevan años pero que no consideran que están viviendo una tremenda aventura de amor y la niegan ante todos. Pero, ¿cómo lo hacen? Es decir, las personas que viven esas mágicas historias de parejas que te cuentan cada vez que te ven aunque no te importe, ¿son realmente siempre felices? ¿No se cansan con el paso de los años? ¿Cómo se arriesgan a vivir el uno para el otro?

Muchas veces suenan esas preguntas en mi cabeza. ¿Quizá sea miedo a tener alguna de esas historias de parejas lo que yo tengo?

Si conozco a una chica maravillosa huyo para no sufrir el flechazo de Cupido y miro hacia otro lado si lo intenta. ¿Puedo ser antisocial con ellas? No lo creo, tengo amigos que me apoyan en todo, incluso está esa chica en el grupo que de vez en cuando me habla. Parece tímida… ¿Habrá tenido ella alguna de esas historias de parejas que dicen te hacen levitar? Es mona, puede que si ¿o no? No sé si me importa, la verdad. Ya lleva en el grupo unos dos años y aún sigue siendo tan tímida como el primer día que me la presentaron, incluso hay veces que cuando me mira baja la cabeza.
historias de parejasMuchas veces me pregunto qué pasará por su cabeza. ¿Se ha enamorado alguna vez? Hay chicas como ellas que suelen ser muy enamoradizas, pero creo que ella no lo es. No parece que tenga mucha intención de enamorarse, ¿o sí? ¿A caso me importa?

Me gustaría que me hablará más de vez en cuando, conocer sus intereses… ¿Cuáles serán sus hobbies? Tiene pinta de que le gusta mucho leer, siempre lleva un libro encima. Además, recuerdo un día, de esas pocas veces que vamos juntos hacia el metro, que me dijo que le gustan muchos los libros de arte y que en un futuro le gustaría ser restauradora. ¿Eso es muy difícil no? Espero que lo consiga, creo que es de esas chicas que se esfuerzan en conseguir todo lo que se proponen aunque no lo exterioricen.

Su nombre me impresionó mucho cuando me la presentaron y no dude en preguntar si significaba algo. Su nombre es Zenda y significa mujer sagrada, un nombre muy poco común pero que le da un aire interesante que combina perfectamente con sus ojos, unos ojos grandes azul celeste y que parecen que pueden descubrirte sin tener que decir nada. Incluso hay veces que impone, aunque son muy pocas, excesivamente pocas por esa coraza invisible que se pone ella misma. Y su sonrisa, esa sonrisa que le sale cuando ve algo que le gusta como aquella vez en la que fuimos todos al Jardín Botánico de Madrid y vio aquella mariposa majestuosa posada en una flor casi tan bonita como ella. Espera, ¿qué me está pasando?

Hay veces que tengo una sensación muy rara cuando se acerca a mí, pero es muy agradable sentirla cerca. Además, últimamente me siento tan distraído que no sé que me ocurre. Incluso hubo una chica del trabajo que quiso tener una relación conmigo. ¡No me lo podía creer! ¿Historias de parejas en el trabajo? No lo veo, gracias. Fue un NO rotundo. Además, yo seguía en mi mundo en el que no sabía que me pasaba y ya era lo que me faltaba.

Hay veces que pienso mucho en Zenda. ¿Será feliz siendo tan tímida? Hay muchas veces en las que me gustaría hablar con ella… ¿Debería hacerlo?

¡Comparte Experiencias Emparejadas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.