He cambiado y es lo mejor que me ha pasado

“Me han dicho que he cambiado, que ya no soy como antes. Que ya no voy mirando todo lo que ocurre a mi alrededor. Que mi aspecto ya no es el que era y mi actitud es más crítica. Me han dicho que ha cambiado mi forma de actuar, que me he vuelto insensible en muchos aspectos y muy sensible en muchos otros.

Me han preguntado por mi nuevo color de pelo, que por qué ese cambio tan repentino. Me han preguntado que por qué ya no hago cosas que antes hacía. Pero aún no me han preguntado qué es lo qué ha ocurrido.

Si, he cambiado. He cambiado mi forma de ser hacia personas que no merecen mis buenas palabras. Me he vuelto más crítica hacia mí misma y hacia cómo repercute lo que hago en mí y mis cercanos. He tomado decisiones malas, duras y muy poco acertadas que me han ayudado en situaciones que nadie ha podido y he aprendido de ello. He cambiado mi color de pelo porque necesitaba una nueva forma de expresar quien soy y enseñar mi nueva etapa de normalidad hacia mi misma. Que me vean como soy y no pregunten que si he cambiado.

Que ahora me preocupo lo justo por los problemas de los demás. No malinterpretes, sigo ayudando en todo lo que puedo al que me lo pide, pero no dejo que afecte personalmente.

Me he dado cuenta que es más importante cuidar de mi y mis cercanos que preocuparme del qué dirán. He dejado de escuchar malas críticas no constructivas hacia mi persona que solo tienen el fin de hacerme daño. He puesto un escudo a mis sentimientos para que solo pueda verlos quien lo merece.

Muchos dicen que he cambiado y, seguramente, así sea. Pero el cambio ha sido de los mejores.

he cambiado mucho

Todos, en algún momento, necesitamos darnos cuenta de qué es lo que queremos, saber qué es lo que nos hace felices. Que las apariencias engañan en muchas ocasiones y desaparecen cuando el interés ha finalizado.

Todos y cada uno de nosotros cambiamos, y no sólo una vez, sino varias veces. Si te dicen que has cambiado, responde que no ha sido así, que solo te has dado cuenta de que la felicidad y el propio bienestar no reside en estar preocupado por los demás y sus actos, sino en saber tus propias necesidades.

Cambiar y pensar en uno mismo no quiere decir que te vuelvas egoísta, sino que ahora piensas más en ti que en los demás, porque, al fin y al cabo, tú siempre guiarás tu propio camino y tus decisiones serán las causantes de todo lo que te ocurra.

 

¡Comparte Experiencias Emparejadas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.