Experiencia enrevesada

¿Cuál creéis que es la peor situación en un momento íntimo? ¿Qué os interrumpan? O a lo mejor, ¿qué tengas que pedir ayuda por algún motivo?

Hoy os traigo una historia que no creo que a ninguno os gustase repetir que me contaron hace un par de días.

Se trata de una pareja normal, a la cual, le apetece un poco de intimida (esa que siempre se busca y que cuesta encontrarla). La pareja en sí la encontró, pero en muy malas condiciones.

Al parecer, fueron en coche al típico escampado, pero resulta que hace unos días había llovido y no se dieron cuenta de ese minúsculo detalle, que, en realidad, era uno de los más importantes.

Después de conseguir su pequeño “nidito de amor”, cuando tuvieron la intimidad que deseaban, tuvieron que pedir ayuda a familiares para que fueran a buscarles. ¿Os preguntáis por qué?

Bueno, pues se dio el peor de los casos:

El coche, envuelto en barro y ellos también, ya que antes de contactar con la ayuda, intentaron salir del barrizal por sus propios medios: mientras uno arrancaba, el otro empujaba.

Por suerte, la ayuda vino de camino de uno de los hermanos, el cual pudo sacar un coche haciendo de grúa con el otro.

Y ahí estaba la pareja con la susodicha ayuda, que no paraban de imaginar la situación y reírse a carcajadas de los problemas en los que se metían ambos, ya que está no era de las primeras veces.

Así que, mis queridas parejas, si lo que realmente buscáis es un poco de intimidad y queréis usar el coche, usarlo cuando sea verano y no llueva o quedaros en el parking, que estará más vacío y no tendréis problemas para salir espléndidos después.

Para vosotros y vosotras, mis parejas perfectamente imperfectas.

¡Comparte Experiencias Emparejadas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.