¿Utilizas protección? 3 Enfermedades de Transmisión Sexual

Es increíble lo que han subido las estadísticas en Enfermedades de Transmisión Sexual, de 700 a casi 4000 casos, y en tan sólo 15 años (podéis ver la noticia aquí). Lo peor, es que los casos de contagio cada vez son más comunes en gente joven, muy joven. Increíble, ¿verdad?

No sé con cuánta gente habré hablado sobre la importancia de la protección a la hora de mantener relaciones y, por desgracia, es muchísima gente la que no la usa y utiliza la llamada “marcha atrás” porque, lo único a lo que le tienen miedo es a un embarazo no deseado. Son muchas las ocasiones las que he comentado que de eso es de lo que menos deben preocuparse, que hay muchas enfermedades de transmisión sexual mucho más importantes a las que se pueden enfrentar a la hora de no utilizar un mísero condón.

Es por ello que hoy quiero comentar, de entre tantas que hay, tres enfermedades de transmisión sexual a las que se expone la gente que tiene sexo de forma regular, con diferentes personas y sin conocimiento.

SIDA: Virus de inmunodeficiencia humana (VIH)

El SIDA es una de las enfermedades de transmisión sexual más conocida. Pero que hayamos oído tanto de ella no hace que el ser inconsciente no te haga cogerla.

El VIH o SIDA se contagia fácilmente tanto por sangre como por fluidos corporales, estos son: el semen, la sangre menstrual, el pre-semen y las secreciones vaginales. También se puede contagiar, si eres portadora, de madre a hijo a través de la leche materna y durante el parto.

La vía más común por la que el virus de inmunodeficiencia humana es transmitido es al practicar sexo sin protección, algo que muchas personas, más de las que pensamos, hacen en continuo pensando que la marcha atrás es un método anticonceptivo…En fin… (LA MARCHA ATRÁS NUNCA ES UN ANTICONCEPTIVO, no seáis insensatos…)

Además, cualquier acto sexual, ya sea sexo vaginal, sexo anal u oral, son focos abiertos para el contagio si no existe la protección de un condón. Incluso si hay heridas y cortes recientes en alguna zona en la que los fluidos pueden compartirse, puede haber riesgo de infección.

Lo peor del VIH, una vez contagiado, es que para esta enfermedad no hay cura en la actualidad (esperemos que con el tiempo y el avance médico exista) y los síntomas no se notan hasta que el virus no ha avanzado y, aun así, no hay síntomas específicos. Es a partir de los 8 o 10 años, momento en el que nuestro sistema está muy deteriorado, cuando aparecen síntomas como pérdida significativa de peso, mucha fiebre y sudor nocturno continuo, diarrea de tipo crónica (de la que no se para ni aunque te tomes 5 fortasec), fatiga, hongos en la boca y urticaria entre otros.

Aunque no hay tratamiento para el SIDA, sí que es cierto que hay tratamientos que hacen que las personas infectadas puedan tener una vida saludable y larga. Asimismo, existe la PEP (profilaxis post-exposición) para aquellos que creen que, después de haber tenido relaciones sin protección creen haber contraído el virus, tienen un tiempo máximo de 72 horas para tomarlo reduciendo de esta manera las posibilidades de contraer el VIH. Para más información sobre la PEP, pincha aquí.

Hepatitis

La hepatitis es una enfermedad que ataca al hígado, llegando a causar incluso cáncer de hígado en el caso más extremo. En el caso de la hepatitis encontramos tres tipos: la A, la B y la C, y todas ellas pueden ser transmitidas mediante el acto sexual. Pero, es cierto que son la hepatitis B y la hepatitis C las que más preocupan.

Los síntomas de la hepatitis son comunes y te hacen sentir como si tuvieras una gripe, siendo los más habituales el cansancio, dolor de estómago, diarrea, fiebre… Pero hay otros síntomas que harán que te preocupes más y son: orina más oscura de lo habitual, cacas claras y los ojos y la piel amarillenta.

La hepatitis B es las más fácil de transmitir dado que la de tipo A es transmitida a través del sexo anal, y ya sabemos que no se hace sexo anal a la primera, y la de tipo C se contagia a través de la sangre. Sin embargo, la hepatitis B, al igual que el SIDA, se puede transmitir tanto por sangre, semen y fluidos corporales.

Al igual que ocurre con el VIH, no hay cura para la hepatitis pero sí hay tratamientos que ayudan a retardar la infección.

Sífilis o Chancro

La sífilis sólo se contagia por contacto sexual, tanto oral, anal como vaginal.

Esta ETS (Enfermedad de Transmisión Sexual) evoluciona por etapas:

Primaria: Aparición de ampolla en la zona genital entre los 10 y 90 días desde que se practicó sexo sin protección denominado chancro. Aunque a veces puede no ser dolorosa, esta ampolla se convertirá en úlcera, la cual si dolerá, y mucho. Aunque puede desaparecer a las semanas, es importante que se trate para eliminar la enfermedad.

Secundaria: La enfermedad vuelve, pero no se queda en las zonas genitales y anales, sino que pueden aparecer sarpullidos en cualquier parte del cuerpo y, en ocasiones, en forma de verrugas u otro tipo de lesión en boca, garganta y genitales. Si la sífilis no es tratada, lo más posible es que se convierta en una enfermedad latente en la que no tengamos síntomas pero seguirá atacando. Incluso una mujer embaraza, estando tanto en la etapa primaria o secundaria puede contagiar al feto.

Latente: En este caso, esta enfermedad de transmisión sexual, dura de dos a más de treinta años y no hay síntomas. Solo se ve al hacer pruebas de sangre que, obviamente, dan positivo.

Terciaria: Aquí la cosa se pone más seria. Si no has dado tratamiento a la sífilis porque siempre piensas que ya se irá y que no tiene importancia, debes saber que esta enfermedad puede derivar en tumores, complicaciones en el corazón y desórdenes crónicos como ceguera o parálisis.

En el caso de las personas que sufren de sífilis, es recomendable que también se hagan prueba de VIH, pues el contagio es mayor y, lo más recomendable, y lo que deberíais hacer es quitarse la vergüenza e ir a un médico cuanto antes para parar la enfermedad.

Quiero dejar claro que yo en ningún momento soy médico ni persona cualificada. Simplemente me he informado y he investigado sobre el tema para crear un poco de conciencia respecto a la protección durante el sexo y, que si tenéis dudas mayores, lo mejor es acudir a un especialista a resolver dudas.

RECORDAD QUE ES MEJOR PASAR UNOS MINUTOS DE VERGÜENZA QUE UNA VIDA ENTERA DE DESGRACIA POR UNA INSESATEZ.

enfermedades de transmisión sexual

¡Comparte Experiencias Emparejadas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.