El tono de voz es más importante de lo que creemos

Podemos delatar nuestras intenciones si no controlamos nuestro tono de voz, la forma en la que hablamos y cómo gesticulamos a la hora de conversar con alguien, y más si esa persona es un poquito avispada.

Normalmente, la gente que nos rodea ya nos conoce, pero cuando queremos empezar una relación, la forma en la que actuamos al hablar va a ser clave si no queremos que esa persona se entere de nuestras intenciones hacia él.

Aunque no lo creamos, tenemos más de un tipo de tono de voz y, dependiendo de dónde y con quién nos encontremos, vamos a utilizar uno u otro, ya que no vas a usar el mismo cuando estas en situación con tu pareja que cuando hablas a un niño para jugar en el parque.

el tono de voz

Tipos de tono de voz, ¿cómo hablar a esa persona especial?

Lo primero de todo que hay que hacer cuando vamos a hablar con esa persona y queremos hacernos oír hay que abrir bien la boca (y no, no empieces a hacer la foca que no va por ahí el tema). Me refiero a vocalizar y no precipitarnos para no atropellar las palabras que soltamos. Siempre hay que ser (o, por lo menos, intentar) ser claros.

Si  no queremos levantar sospechas, lo mejor es usar un tono tranquilo, consiguiendo el control de la situación y desviar cualquier posible tema que no queremos que salga con una voz pausada y calculada. Así conseguiremos dar una imagen agradable y no ir a la desesperada y lo que tenga que pasar.

Para seguir con la conversación, hay que adaptar el tono de voz dependiendo de las circunstancias. Lo más importante es que no te vayas por las nubes por culpa de su encantadora sonrisa o sus preciosos ojos que te llevan a lo más alto y….. Bueno, eso, no te vayas por las ramas, usa un tono amable, siempre con una sonrisa (pero no la sonrisa tonta que se te pone pensando en lo que le harías a cada momento) y con una actitud positiva.

Si ves que, poco a poco, puede haber alguna oportunidad, empieza a usar un tono más sugerente. Consigue llevar a esa persona que estas cautivando sin que se de cuenta a que vea el mismo punto de vista que puedas tener sobre cualquier tema. Haciéndole creer que tenéis algo en común pero evita que haya una sensación de “compromiso”.

Sigue con un tono más persuasivo para que entienda que estáis hechos el uno para el otro. Pero no asustes, no quieres que se vaya corriendo.

Y, cuando ya esté en el bote, el tono directo es esencial para conseguir respuestas a todo lo que quieras, obtener información sobre si realmente quiere intentar algo contigo o no y dar la solución al problema de la tensión sexual.

Sobretodo, nunca parezcas desesperado/a por conseguir algo que hay veces (y son muchas veces, más de las que querríamos) que es prácticamente imposible porque no sea un sentimiento correspondido.

 

Y si aún no te queda claro el como hablar a las personas aquí te dejo un vídeo explicativo por si te animas a conocer un poco más los diferentes todos de voz. O si eres demasiado borde, entra aquí para conseguir un tono de voz más amigable.

¡A por todas!

 

¡Comparte Experiencias Emparejadas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.