El orgasmo, ¿algo complicado?

El sexo es una de las partes más importantes en una relación, o eso dicen. Pero tener sexo sin llegar al orgasmo es como buscar unos pantalones que te encantan y que, cuando te los pones, no te quedan como te gustaría, por lo que pierdes la ilusión.

¿Cuánta gente, sobretodo mujeres, no ha tenido un orgasmo en su vida? Pues, aunque no lo creáis, muchas. Ya sea por falta de confianza, estrés, vergüenza o, incluso, algún trauma sexual del pasado.

Además, mucha gente piensa que todas las mujeres son multiorgásmicas y que solo con la penetración ya vale, y no es así. Llegar al orgasmo es mucho más complicado de lo que parece, así que, hablemos de ello.

¿Qué es un orgasmo?

el orgasmo

El orgasmo es la culminación de la relación sexual. También conocido como clímax, cuando llegamos a éste, experimentamos espasmos altamente placenteros que ayudan a la liberación de endorfinas y que, después de todo, te deja en una completa relajación. Es una fuente de liberación de tensión acumulada por el proceso de excitación.

Pero, por desgracia, este momento de alto placer solo dura unos segundos y, por ello, puede que nos haga tener cierta envidia a ese animal que tanto nos gusta nombrar cuando comemos mucho, el cerdo. Porque, el orgasmo de éste, dura 30 minutos.

Anorgasmia, algo real.

La anorgasmia se produce cuando no has tenido un orgasmo nunca o, simplemente, lo has tenido pero ahora no lo encuentras. Hay tres tipos:

  • Si nunca has experimentado un orgasmo en tu vida, tienes anorgasmia primaria.
  • Si has tenido orgasmos antes pero ahora no puedes lograrlos, tienes anorgasmia secundaria.
  • Y si tus orgasmos suceden en situaciones muy específicas, por ejemplo sólo a través de la masturbación o del sexo oral, tienes anorgasmia situacional

Conseguir el orgasmo, ¿algo complicado?

el orgasmo existe

Llegar al orgasmo puede ser lo más fácil si se hace de la manera adecuada. Pero no solo hay que llegar, hay que hacerlo con calidad (SI, CALIDAD).

Si llegas a un orgasmo, pero no tiene la suficiente intensidad, es como hacer una dieta y no adelgazar. Así que vamos a ver unas cuantas claves a poner en práctica para conseguir un orgasmo placentero y de calidad.

  • Lo primero de todo, tienes que conocer tu cuerpo. No dudes en tocarte cuando estés a solas. Explorar tu cuerpo es algo natural y no tiene nada de malo el hacerlo, al contrario, cuanto más conozcas tu cuerpo y las formas de darte placer mejor podrás mostrárselo a tu pareja y llegar juntos al clímax.
  • Conocer el punto G también es una buena forma de llegar. En la mujer se encuentra a unos 5 centímetros de profundidad dentro de la vagina, en la parte superior hacia la zona del ombligo y es ovalado y con el tamaño de una judía, más o menos. En los hombres (aunque os moleste y no queráis probarlo), el punto G está en el interior del recto, a unos 5 cm del ano y en la pared que da hacia el frente, hacia la vejiga. Puede accederse a la próstata a través del ano, introduciendo un dedo. 
  • Los preliminares son una parte fundamental. Jugar es lo más divertido a la hora de practicar el sexo y la estimulación es mucho más agradable y rápida. En esta parte no nos podemos olvidar de las caricias, los besos, la ternura…
  • Los juguetes sexuales, aunque a muchos os de vergüenza pasar a un sex-shop, son algo que ayudan mucho a llegar al orgasmo, ya que éstos pueden llegar a sitios donde el pene no llega y crear diferentes niveles de placer. Además las dependientas son encantadoras y os pueden ayudar a elegir el indicado, tanto para él como para ella.

 

 

Ya tenéis algunos trucos e información sobre el orgasmo, ahora, ¡a practicarlo! Y si tenéis preguntas sobre este tema, en este artículo hay algunas preguntas que pueden ser parecidas a las tuyas.

 

¡Comparte Experiencias Emparejadas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.