Crisis de pareja.

En toda relación llega un momento en el que hay algo que no va bien. Este momento se le suele denominar “una crisis de pareja“.

A pesar de que en la pareja haya un gran amor entre ambos, es inevitable que haya algún problema, ya sea por malos pensamientos, actos que creemos que son algo donde no hay nada o, simplemente, malos rumores.

Una crisis no quiere decir siempre que haya un punto final en la relación, simplemente es un obstáculo más que la va a determinar. Aunque en muchos casos, si no se llega a solucionar a base de comunicación, si que se puede romper.

El comienzo de la crisis

Durante el primer año, incluso casi a los dos años, de la relación, las crisis no suelen aparecer, ya que la pareja está mutuamente enamorándose. Es un amor apasionado y sin esfuerzo donde, tanto uno como otro, dan todo lo que pueden ya que están en la primera fase del amor, que, como vimos en un post anterior, es la del enamoramiento.

Normalmente, las crisis empiezan cuando la pareja quiere independizarse, y la convivencia no es fácil. Que uno quiere una cosa y otro quiere otra, que si tú no haces esto y tú lo otro, y un largo etcétera en el que se acaban echando en cara miles de cosas sin sentido.

Digamos que la relacion va evolucionando de modo que ya se conocen lo suficiente y la fase de enamoramiento cambia. Ya no se tienen que enamorar el uno del otro porque “ya están juntos y no hace falta“. Esto se traduce a que ambos quieren anteponer sus formas de convivencia y ninguno da su brazo a torcer.

A la mitad de la relación…

Muchas veces pensamos, y lo hacemos demasiado.

¿A qué he renunciado yo  por esta tía? ¿No estaré mejor soltero?…Pero es que le quiero, ¿o no es así?

Nos surgen miles de dudas. Hemos llegado a una rutina que no es sana para nosotros y, en muchas ocasiones, se recurre a la infidelidad. Lo cual es un gran error, porque en lugar de sopesar las consecuencias de esto, nos dejamos llevar y es cuando llegan los arrepentimiento y nos damos cuenta de que en realidad si que queremos a esa personay solo hemos sido un poco egoístas en lugar de haber hablado bien solo los dos.

¿Se puede salir de una crisis?

Por supuesto que si, siempre y cuando hagamos todo lo posible para superarala.

  • Cuando veámos que estamos ante esta situación, lo mejor es hablar. La comunicación en la pareja es fundamental junto con la sinceridad. Así que deciros todo lo que os tengáis que decir y llorar si es necesario para desahogaros. Pero no reprocheis y echéis en cara nada el uno al otro, hablar relajadamente.
  • Recordar los mejores momentos, en los que mejor os setíais y eráis felices para recuperar el vinculo que puede haberse pérdido.
  • Llegar a un acuerdo para respetar el espacio y no agobiaros el uno al otro. Aunque parezca una tontería, el espacio de uno mismo para poder evadirse de vez en cuando y hacer lo que uno necesita es fundamental para estar psiclógicamente sano.
  • Sobretodo, evitar caer en la rutina y el aburrimiento. Hacer cosas fuera de lo común: visitar algún sitio de la ciudad que aun no conozcais, hacer algún deporte juntos… Cualquier cosa vale.
  • Y si, entre los dos no lo conseguis, no temáis en ir a un tercero, los dos juntos, y hablar de los temas. Siempre es bueno tener la ayuda de un especialista si la cosa empieza a ir demasiado mal.

Y recordad que la vida de pareja es muy complicada, requiere de gran esfuerzo y dedicación hacia la relación. En esta momento hay que estar más atentos, demostrar que realmente sigue habiendo amor y hacerle sentir feliz en todo momento para poder superar cualquier crisis.

 

¡Comparte Experiencias Emparejadas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.